Contacto con Covilhã

Covilhã, 1-3 de marzo 2013

Unos miembros de AEGEE-Valladolid, se disponían a cruzar la frontera para establecer lazos de unión con la novicia AEGEE contact in Covilhã. Mucha ilusión iba en el camino.

Un viaje de unas 4 horas y media por carretera hasta llegar a nuestro destino. No fue sencillo el viaje, pero tampoco nada del otro mundo. ¡Carretera y rock and roll! Allí nos esperaban los anfitriones, en su primer evento, con ganas de aprender y seguir construyendo el sueño de Aegee y cumpliendo sus objetivos.

Cenamos unas ricas sopas acompañadas de una deliciosa carnaza portuguesa. Celebramos la solemne European Night, intercambiando lo más rico y variado de nuestras tierras. Tras ello, comenzamos un periodo festivo, en donde nosotros aprendimos cosas de Portugal y ellos sobre España. Dos grandes presentaciones de aspectos típicos hicieron que todos los allí presentes nos enriqueciéramos. Poco a poco, la noche estuvo llena de baile, juegos y diversión, intentando conseguir el objetivo de interactuar los unos con los otros… hasta que despedimos el día. Había que cargar pilas para un día muy variado.

Por la mañana, disfrutamos de rico desayuno… excelente. Antes de comer, nuestra expedición, más experta que la anfitriona, hizo una magnífica explicación sobre AEGEE: estructura, organización, objetivos, actividades, ventajas… El planteamiento explicativo fue inmejorable, por parte de nuestra socia adoptada helena, Dwra. No sólo sirvió para explicar a los miembros de Covilhã más cosas sobre AEGEE, sino que nos ayudó a nosotros mismos comprender más cosas sobre AEGEE.

Después de comer, cogimos fuerzas e hicimos una bonita escapada a la Sierra de la Estrella, donde pudimos apreciar un bonito paisaje y desfogarnos lanzando bolazos de nieve. ¡Nos lo pasamos como renacuajo! Tras llegar a al centro donde estábamos ubicados, continuamos con las lecciones para saber más de Aegee, siguiendo con la magnífica línea de intervenciones anteriores. Todo, hasta que llegó el momento de prepararse para una larga noche.

Una cena nos esperaba. Allí nos reunimos las dos antennas, hasta los más rezagados de Covilhã. Pudimos conocer más sobre la gastronomía portuguesa, que a nadie dejó indiferente. Carne o pescado, dulce o salado… Todo valía. Así, llegamos a un bar donde en el cual ya nos asentamos para bailar, reir y seguir disfrutando de este evento. Cuando las horas iban pasando, cada uno a su ritmo se iba a la cama a descansar.

Y llegó el último día… y con él un inesperado detallazo de nuestros anfitriones. Un detallazo lleno de cariño, que nos servirá para recordar todo lo que allí vivimos. Pero ahí no acabó la cosa; todavía nos quedaron fuerzas para disfrutar de un museo de lanas, para conocer más sobre la historia lusa y de la ciudad de Covilhã. Tras una calorosa despedida, tocaba un camino de vuelta para recordar y cargar pilas para seguir adelante en y con AEGEE.

Desde AEGEE-Valladolild, queremos agradecer el esfuerzo de todos los participantes en este evento, desde la organización, los coches, la sonrisa y la atención. Y desde aquí también, mandar un fuerte abrazo a todos ellos, invitándoles a que sigan mejorando y continúen el sueño de AEGEE.

Um abraço companheir@s

Hugo Abel Díez